Es un tratamiento de rejuvenecimiento facial sin cirugía, sin inyecciones con resultados sorprendentes. Contribuye a la formación de nuevo colágeno, favorece que los tractos fibrosos que sujetan la piel  y la grasa a planos musculares se reafirmen, se tensen. Útil para tratar arrugas superficiales, flaccidez de mejillas, papada.